Búsqueda personalizada

El gato de la gabardina roja...El soltero de 23

0 Ke piensas sobre esto

…Registrado al fin, este juego me encanto, mi usuario es ‘’Soltero23’’…

Maldita sea!!!, debí comprar algo mas para comer, la María debía comprar este mes, yo pagaría el arriendo y ella se preocuparía de la comida. No, no hay nada dentro del refrigerador, nada en la despensa, solo me queda esta bolsa de galletas surtidas y una caja de leche blanca. En fin, tengo tanta hambre y ha estas horas todo está cerrado, me tirare en la cama pondré algo de música, primero abriré la ventana, la noche esta tibia ….galletas y leche blanca… que desgracia.

La ventana abierta es una invitación a entrar… los ruidos se oían tan cercanos, demasiado pensó ’Soltero23’’, parecía que algo giraba sobre el techo, además una colonia de hombre muy fina se podía oler entrando a la habitación. ’Soltero23’’ se asomo por la ventana para salir de la duda, dejar esa sugestión un poco demente. Al no ver nada comenzó a cerrarla lentamente con una oreja pendiente de cualquier ruido extraño, la cerraba lentamente… y….. PAFFF!!!!

Una bola enorme como de pelos negros choco con el vidrio, la ventana se abrió empujando al ’Soltero23’’ al piso, la bola negra entro a la habitación como con vida propia, saltando por todas partes, rebotando, mientras se contraía y expandía sobre si misma, la colonia se sentía aun más intensa, después de unos segundos aparentemente eternos, la bola se detuvo sobre la cama del ’Soltero23’’….
El estaba paralizado, desorbitado, tirado en el piso aun, arrastrándose con la garganta seca, con un miedo eléctrico por todo su cuerpo, estirándose lo más lejos de la aparición inexplicable…

La bola que parecía de pelos negros, ahora comenzaba a emitir un chillido desde dentro, con un movimiento esférico se comenzó a levitar mientras se llenaba de plumas aun más negras, brillantes, como la plata pero tan oscuras como la piel del universo….y de nuevo PAFFF!!!

Se abrieron un par de alas de ave, entre la oscuridad una bufanda azul, el mas resplandeciente azul, casi fluorescente, se enredaba en el cuello de esta ave con cuerpo antropomorfo. Ahí sentada a la orilla de la cama del ‘’Soltero23’’, se acomodo cruzando sus patas con un además muy educado, al unisonó sus alas se replegaron como un par de brazos cruzados sobre el pecho. Su cabeza, con un pico dorado y los ojos rojos, destellaba movimientos eléctricos compulsivos, como los de una paloma asustada y como preparando su garganta para hablar tocio educadamente fijando los ojos en el ‘’Soltero23’’:

‘’Hola que tal???...me presento, soy el ave de la bufanda azul, disculpa la hora de mi visita jajajaja’’

El ave con un tono argentino y una elegancia comenzó ha hablar, pero su cabeza no cesaba de moverse al estilo de las palomas, el ‘’Soltero23’’ sin aun despertar de la impresión primera, tiritando ausente, con los ojos tan abiertos que ya se salían de su lugar, musitaba palabras entre el castañear de su dientes, solo atinaba a retroceder por el piso sin levantarse, pues no tenía la fuerza, un instinto débil le susurraba pinchándole las manos que debía huir de allí, que se levantara,
‘’Soltero23’’ repetía para si, que esto no era real, no era real, no era real!!!,
Estaba alucinando-se decía-, esto es culpa de las galletas, estaban vencidas, o la leche, si la leche, seguro algo le habían puesto, esto no es real, no es real, es una alucinación, un sueño. Si un sueño, una pesadilla, si una pesadilla….no es real!!!!
El ave observando al ‘’Soltero23’’, preparo su garganta de nuevo para decir algo:

‘’hey, tranquilo, che que pasa pibe, si no estoy hediondo es esta colonia que llevo puesta, claro tú la encontras fétida porque no sabes nada de fragancias’’

’che loco, tranquilízate, yo decidí visitarte porque vi lo solo que estabas ahí tirado en tu cama, y me dije ese pibe necesita de mi presencia, jajaja si se es que yo soy recopado’’

‘’Soltero23’’ seguía repitiendo que esto no era real, ese tono tan soberbio, era solo una mezcla de antiguas vivencias, que ahora se manifestaban como una pesadilla, si una pesadilla, claro esto no es real , no es real-repetía esto aun con la cara inerte, los nervios de punta, el corazón a mil, a punto de desmayarse, sus ojos tambaleaban entre la oscuridad y el ave ahí sentada hablando con tanta calma- esto…….. no es real no es real!!!!!
El ave de la bufanda azul prosiguió:

‘’che calmate loco, calma, calma, mira te voy a recitar una teoría que me he inventado hace poco, eso te va a relajar, claro es genial como su autor, jajaja prepárate que esto te va a volar la mente, esto está a otro nivel, esta teoría siempre la recito en versos, así queda más copada, te interesa???, bueno que importa se que te interesa, si yo solo soy interesante jajaja, mira ahí va: ‘’

Ohhh la desgracia esta sobre mí, he perdido la cabeza, siempre me decían que ya estaba un poco loco, jugando esos juegos por internet, hasta que me volví demente-el ‘’Soltero23’’ seguía tirado en el piso, resignado ante la aparición, solo esperaba que terminara, que lo matara, no sabía, solo se había entregado, la voz, la colonia, el sabor de las galletas y la leche que había vomitado del miedo, todo giraba…..no es real…no es real, no es cierto???

‘’entonces como decía, yo soy genial entonces todo lo que digo es genial igualmente, pero podría….
-el ave dejo de hablar, desconcentrada por los golpes que se oían, alguien golpeaba la puerta-…che loco, porque no miras quien toca la puerta que me interrumpe, es que acaso esperabas a alguien, a tu novia, a un amigo, te ibas a ir de parranda, che loco, golpean la puerta no escuchas, y vaya que insiste,
Hey ¡!!! Espérate que cha te abren la puerta, ahí van, espérate!!!!’’


‘’Soltero23’’,como un relámpago despabilo, sintió los golpes, alguien golpeaba en efecto, eran dos golpes, y luego dos más, pausadamente, eso lo despertó por un segundo, se levanto moribundo, meado y cagado, con el miedo a un fresco, sin quitarle los ojos al ave, que seguía parloteando con su cabeza frenética, el azul intenso de su bufanda, se levanto hacia la puerta, los dos golpes seguidos, ‘’Soltero23’’ abrió la puerta sin mirar hacia afuera, estaba hipnotizado aun por el ave ahí lejos sentada en su cama….la luz de la habitación comenzó a disminuir de intensidad como si la electricidad se fuese, al instante volvía, el pc se reinicio, la luz se iba y volvía, todo girando a la velocidad de un parpadeo, la puerta estaba abierta de par en par….

‘’Che, quien está ahí fuera, decime
- el ave pregunto arrogante, con su ademan de impaciencia-…’’
El ‘’Soltero23’’, en completo trance alucinando, según el mismo, ya las dudas se enredaban en la realidad, podía ser que esto fuese real, una broma, miro hacia afuera, repitiéndose aun , esto no es real…
Afuera, una silueta vestida de rojo, una gabardina roja, como de un metro noventa de alto, llevando un sombrero negro enorme ancho algo Merlinesco, levanto un revolver con ceremonial ritmo, poniéndolo en el centro de la frente de ‘’Soltero23’’, alisto la bala, la única bala, en el casquete llevaba grabada las palabras:
‘’cara o cruz’’, era le gato de la gabardina roja, lo había encontrado, este era el encadenado que seguía…
Bueno, este era el fin, ‘’Soltero23’’ miraba el revólver sobre su frente, con sus ojos viscos, escuchando la voz del ave de la bufanda azul que siguió recitando su teoría, flashes de pensamientos en cada parpadeo, una risa nerviosa, esquizofrénica, una última duda de lo que ocurría, la luz que se iba y volvía tenuemente como el efecto de un dimer, el bip del pc reiniciando, el rojo de la gabardina olía a sangre, pensó en el juego al cual se había registrado pero su locura no le permitió hacer el link con lo que sucedía, eran solo escenas sin ninguna conexión, cerró los ojos y metió sus manos a los bolsillos meados de su pantalón, el miedo finalmente lo venció….

El gato disparo, no tenía tiempo, debía seguir buscando a los encadenados, este no tenía ni el poema ni la foto, la noche estaba tibia y dentro de su gabardina el calor se asía incomodo, el demonio no estuvo aquí, había algo distinto, se podía sentir cerca el ruido de la moneda girar, el gato de la gabardina roja saludo al ave de la bufanda azul y al mismo tiempo una reverencia, caballerosamente se despidió.

Aun quedaban cinco, este fue una perdida, algo olía mal, un presentimiento hurgaba en su mente, alguien buscaba despistarlo, quizás era ese tipo que escapo, el de la moneda...esa maldita sombra que me persigue y este juego que el demonio me invito a continuar.

[...]

El gato de la gabardina roja...La mujer descalza.

1 Ke piensas sobre esto

Te encontré….
Hacía demasiado frio para que sus pies estuvieran desnudos.
Había muy poca luz para que sus zapatos de tacón estuvieran solos,
era la mujer sentada al frente de la avenida, mirándola transportar autos.
Lo siento, pero te encontré….
El gato de la gabardina roja se sentó a su lado y leyó en voz alta el poema:

Encadenados sean los pasos de los siete

Tú y tu paso número dos

tu gota de sangre

La foto

Y el poema,

Nos encontramos de casualidad.
La mujer descalza escuchaba sin mirar, cansada de los tacones, cansada de ser mujer.
El gato de la gabardina roja dio las doce con su voz, el segundero era su revólver.
Su revólver, se alistaba con la bala para ella, la mujer debía leer el poema,
así era esto, el juego debía continuar, nadie dijo que esto no seria surreal.
La noche dejaba que los autos fueran lobos en jauría, las luces daban golpes en los ojos.
La gente no era parte de esta escena, pasaban conectadas a sus mundos,
la mujer en cambio miraba esto, las vidas de los demás,
los resúmenes de cientos de historias caminando apresuradas, cada persona con sus tacones propios,
cada persona guardando algo en algún bolsillo que traían, cada quien con su juego….
El gato de la gabardina roja tenía su público de costumbre, el demonio entre las sombras.
Cuantas ventanas daban forma al horizonte con sus luces encendidas, nadie miraba hacia afuera.
El revólver de la mujer tiritaba en su mano que comenzaba a levantar con dirección a la gabardina roja,
sería como darle al centro de un blanco, un rojo y maldito blanco.
El juego había sido inaugurado con la moneda en el aire y el tipo que desapareció,
La mujer traía en su bolsillo el poema y la foto, el revólver en su mano,
La mujer debía disparar…
Su revólver cayó al suelo junto a sus zapatos de tacón,
saco su poema del bolsillo y comenzó a leer:
Te extraño amor,

Amor estoy aun esperándote aquí,

Mira compre estos tacones rojos

Te extraño amor,

Debí quedarme abrazada a ti a si no estaríamos separados ahora,

Te extraño amor

Ahora me extrañaras tú….
El demonio dejo caer una niebla, la gabardina roja del gato se ilumino con el resplandor de la bala.
El si disparo, no había elección, hacia demasiado frio para que estuviera descalza…
Tomo el poema, la foto y la gota de sangre,
El juego encadeno al siguiente, el gato de la gabardina roja siguió sin comenzar nada,
Aun faltaban seis…

[...]